L’Entesa per Sabadell ha tenido que corregir a la alianza entre Manuel Bustos y Carme García para difundir que la medición de contaminación en Sabadell está hecha por métodos incorrectos, cuando lo único “incorrecto” es el evidente y exótico pacto en Sabadell entre PSC-PP y ahora ICV.

Resulta muy interesante ver la disputa entre Carme García (ICV) y Esteban Gesa (PP) por convertirse en el grupo que más ayude a Bustos y a su gobierno. Resulta lamentablemente interesante.

El último ejemplo no tiene desperdicio alguno.

Acabábamos de explicar en este blog que Iniciativa, después de cuatro años representando el azote del gobierno desde la oposición, acaba de caer del caballo como San Pablo y parece haberse dado cuenta de la tremenda injusticia que representó su actitud anterior. Como ese giro copernicano cuesta mucho de entender, seguimos asistiendo entre la sorpresa y la indignación a sus últimas piruetas políticas. La última de ellas representa la mayor desvergüenza que habíamos visto hasta hoy en un grupo de la oposición.

 

Todos los lectores de este blog recuerdan perfectamente que Sabadell apareció como la ciudad más contaminada de España, según la lectura de los medidores distribuidos por todo el Estado. Recordarán que la preocupación llegó a tal nivel, que se anunció que España tendría que responder ante los tribunales europeos por la contaminación en nuestra ciudad.

Bustos, consciente de la repercusión que eso podría tener, lanzó todo su potencial mediático a repetir que todo era falso, que el problema era que la Generalitat está jodiéndonos bien poniendo la estación medidora en un punto muy difícil y que él iba a hacer otros informes que desmentirían ese. Así de extraordinario es nuestro alcalde: antes de encargar un informe ya nos avanzaba a todos el resultado que arrojará. Así de acostumbrado está este señor a la independencia de sus “informes”.

Todos los grupos expresaron su preocupación por la constatación de que la medición de contaminación en Sabadell diera ese resultado tremendo. La propia Carme García juzgó interesante intervenir en el debate y lo hizo presentando una batería de preguntas al alcalde sobre la cuestión, tal y como anunció el pasado 29 de marzo.

Pero las cosas ahora han cambiado mucho. Muchísimo.

Carme García acaba de anunciar que trasladará al gobierno de la Generalitat, a través del grupo parlamentario de su partido, que es necesario reubicar la estación que mide la contaminación. Es decir, aquello que ni siquiera el PSC ha creído oportuno llevar a cabo. García da por hecho que la estación incumple la normativa y asegura que eso provoca que los índices de contaminación global de Sabadellno sean homologables con el resto de las ciudades”. ¿Cómo sabe que en esas “otras ciudades” se ha aplicado un criterio distinto? Pues eso ella no lo explica.

Pero el caso es que las consultas que nosotros realizamos en su momento explicaban justo lo contario: que en todas las ciudades se buscaron puntos “sensibles” para realizar esa medición.

Pero es que la segunda respuesta a la ligereza de Carme García y a las afirmaciones repetidas de Manuel Bustos acaba de darla l’Entesa per Sabadell. En un comunicado afirman que la ley indica exactamente lo contrario. Que “la lectura de la legislación que regula la instalación de estas estaciones sensoras desmiente este argumento. Concretamente, la Directiva europea 2008/50 relativa a la calidad del aire ambiente, que enmarca las condiciones de ubicación y los parámetros de los medidores y el Real Decreto 102/2011 de 28 de enero relativo a la mejora de la calidad del aire, que despliega esta directiva europea, deja bien clara la idoneidad de la ubicación de esta estación. Es más, esta legislación determina la obligatoriedad de efectuar mediciones de la calidad del aire en lugares fijos donde los niveles superen los niveles superiores de evaluación establecidos”.

El intento de desconectar la estación medidora por parte del gobierno Bustos es, a juicio de l’Entesa per Sabadell, un caso de “boicot” y le exige que tenga respeto por los convenios de cooperación institucional y más responsabilidad en la protección de la salud pública y el medio ambiente.

El caso es que la voluntad de desconectar ese medidor ya no es exclusiva de Bustos, sino que tiene como colaboradora necesaria a Iniciativa per Catalunya ¿verds? 

Durante semanas hemos visto, oído e incluso leído a través de diversos medios a una lánguida Carme García que, cual nueva reproducción de La dolorosa, iba por prensa, radio y televisión pidiendo “disculpas” por la separación de su grupo. Pero no era ese el motivo por el que debía disculparse. Es mejor que lo haga por haber traicionado a quienes confiaron en su programa y en el que había sido su estilo de oposición durante la legislatura anterior y ahora ven que su voto se ha convertido en un nuevo soporte para el bustismo al que, decían, iban a combatir.

About these ads